SOCIODIVERSIDAD

El Programa de Investigación de la Diversidad Cultural y Economía Amazónica – SOCIODIVERSIDAD pretende contribuir a la orientación adecuada de las políticas regionales, estrategias y métodos de desarrollo en el medio rural amazónico, mediante la caracterización e interpretación de la socio-diversidad amazónica y de sus implicancias para el diálogo intercultural, así como la explicación de las dinámicas económicas amazónicas.

Los objetivos estratégicos del Programa son:

  1. 1. Fortalecer a los pueblos indígenas de la Amazonía peruana para que hagan sus culturas sostenibles y ocupen un lugar seguro entre las culturas del mundo.
  2. 2. Contribuir a que los pueblos indígenas tengan una activa participación en la gobernanza para generar relaciones más equitativas con todos los actores de la sociedad nacional y buscar un diálogo intercultural con el estado y la sociedad civil.
  3. 3. Contribuir a que los pueblos indígenas implementen sus modelos de “desarrollo propio” en base a sus saberes ancestrales sobre la diversidad biológica, cultural y de su propiedad intelectual en general, considerando sus propios indicadores de calidad de vida.
Ver más...
Lineas

Líneas de Acción

Lineas1

DIVERSIDAD CULTURAL

Si bien, no hay cifras oficiales, los estudios y estadísticas no oficiales fijan aproximadamente en un millón y medio el número de personas pertenecientes a un pueblo indígena en toda la Amazonía. Esta cifra se distribuye en un total aproximado de 380 pueblos o identidades indígenas. El mayor número de esa población está en el Perú, aunque la mayor cantidad de pueblos está en Brasil, con unos 220 de ellos.

Lejos de lo que pudiera parecer, no siempre se suscita una disminución en la población de los pueblos indígenas, en la mayoría de los casos experimentan un declive, pero no necesariamente este declive es permanente y culmina en la extinción del pueblo. Un ejemplo claro lo tenemos en el pueblo kukama-kukamiria, cuya población ha aumentado de manera muy grande en los últimos años, no por crecimiento vegetativo sino porque cada día más personas reconocen su identidad indígena. Sin duda, el caso del pueblo Kukama es especial, ya que ha tenido su identidad escondida hasta hace pocos años, cuando el avance del movimiento indígena le ha dado la seguridad necesaria para reconocerla sin temor. Es un ejemplo de la recuperación y puesta en valor de una sociedad y su cultura, lo que da esperanzas para seguir trabajando con otros pueblos amenazados.

COSMOVISIÓN

Cada pueblo, cada sociedad busca explicar el universo que le rodea. Esta explicación en el ámbito amazónico se ha desarrollado a través de las cosmovisiones. Las cosmovisiones tienen algo de cosmografía, en la medida que describen rasgos del cosmos y mapean su estructura (Granero, 2000). También tienen algo de cosmología, ya que explican el universo en su conjunto y las interacciones que sus partes tienen entre sí. Lo que más sorprende en las cosmovisiones es que pueden explicar el mundo inmediatamente visible y también aquellos espacios que se extienden más allá de lo perceptible por los sentidos y que al final, para los indígenas, están íntimamente relacionados con lo visible.

Lineas2

ECONOMÍA AMAZÓNICA

El patrón general de la economía de los pueblos indígenas y de la población rural de la Amazonía gira sobre la base de la agricultura de roza y quema, con parcelas que luego de unos años de producción se dejan en barbecho durante largo tiempo. Así, el bosque secundario o purma restituye a los suelos los nutrientes que los cultivos y la inevitable erosión de la lluvia le han consumido. A Grosso modo, en la Amazonía peruana podemos distinguir dos grandes ecosistemas: el ribereño y el de zonas interfluviales, que son suelos de altura no inundables. En el primero la fuente principal de carbohidratos es el plátano, mientras que en el segundo es la yuca, cultivo que, a diferencia del anterior, no soporta la inundación. Tanto el plátano como la yuca tienen un gran número de variedades.

Las chacras son siempre de policultivos, que permiten un uso más intenso y diversificado del suelo. Además, al reproducir parcialmente la arquitectura del bosque, esta estrategia productiva reduce el impacto de la erosión por la lluvia y controla la difusión de insectos que dañan a las plantas. Los pueblos ribereños aprovechan también los barreales y restingas bajas, que son terrenos inundables aledaños a los ríos, donde las crecientes depositan anualmente grandes cantidades de limo que fertilizan los suelos. Los barreales son usados hoy en día principalmente para cultivos comerciales, como el arroz y chiclayo, un tipo de frejol regional que se consume como menestra o en ensaladas cuando aún está verde.

La unidad productiva más importante es la familia. En el pasado varias de las sociedades indígenas de Loreto organizaban sus asentamientos y sistema de distribución sobre la base de familias extensas que vivían en grandes casas comunales, conocidas en el castellano regional como “malocas”. Aunque cada unidad familiar tenía su propia chacra, la preparación de éstas se hacía a través de trabajo asociado, que hoy día se designa con el término quechua de “minga”. La caza y la pesca son también labores que se hacen de manera individual o en pequeños grupos asociados, salvo que se trate de la pesca con barbasco, que sí congrega una gran cantidad de personas de ambos sexos y de diferentes edades.

Lineas3

TERRITORIO Y ECOLOGÍA

La Amazonía peruana alberga algunos de los bosques que son considerados como los más ricos en biodiversidad del Planeta. Aunque el conocimiento es aún muy fragmentado, hoy se sabe que posiblemente en ella se encuentran muchos de los récords mundiales de especies por área de diferentes grupos animales y vegetales. La Amazonía peruanaalberga, por ejemplo, la mayor diversidad de especies de aves, de anfibios, de reptiles y de mamíferos. En lo que respecta a las plantas se sabe que es una de las zonas más diversas del mundo, habiéndose registrado, en la denominada ecoregión Napo, más de mil especies de árboles y arbustos en un inventario realizado en 50 hectáreas. (ATDN 2003).

La gran riqueza biológica amazónica representa un gran capital natural para el Perú por su potencial para contribuir al desarrollo, pero al mismo tiempo también implica un gran reto. Muchos ecosistemas de distribución más restringida corren el riesgo de desaparecer, y junto con ellos centenares o miles de especies que sólo viven en ellos, debido a la destrucción de hábitat, provocada principalmente por la agricultura y ganadería no planificadas, sobre todo en selva alta. Cerca de 9.5 millones de hectáreas han sido ya deforestadas en la Amazonía peruana, y cada año son destruidas decenas de miles más.

La degradación de los ecosistemas es sin duda uno de los problemas que enfrentan los pueblos indígenas hoy en día, pero no es el único, ni mucho menos el más importante. El despojo de los territorios ancestrales a manos de empresas privadas y la poca defensa que el Estado hace de los mismos, está provocando la ruptura del equilibrio existente entre los pueblos indígenas y sus territorios.