Economía y Desarrollo

 

MINERÍA

 

La minería en la Amazonía causa una vasta degradación del ambiente. Las selvas tropicales son las zonas más biodiversas y frágiles en el mundo. La deforestación sucede como resultado de retirar la corteza de la selva tropical para exponer los depósitos minerales. La erosión que genera la minería de oro en los bosques tropicales es irreversible. La contaminación de los suelos y del agua son otras consecuencias ambientales de la minería.

 

En el Perú son conocidos los problemas ocasionados por la minería informal en la Región de Madre de Dios, donde miles de extractores ilegales erosionan el suelo y vierten los residuos ricos en mercurio a los ríos y cochas cercanas. Las famosas dragas que operan en las Regiones de Loreto y Ucayali ocasionan daños irreparables al verter los residuos a los ríos y contaminar la fauna que después es aprovechada por pobladores de estas regiones.  

 

La Amazonía no es un territorio apto para la minería, en ningún caso se deberían permitir las actividades ilegales que dañan irreparablemente los bosques amazónicos. Los contratos con empresas mineras deben enmarcarse en la normatividad vigente, teniendo como principio básico la elaboración de estudios de impacto ambiental que sean veraces y tengan como premisa principal la conservación del medio ambiente.