Economía y Desarrollo

 

PAGO POR SERVICIOS AMBIENTALES

 

Todos conocemos de sobra que los bosques tropicales satisfacen las necesidades inmediatas de un sin número de poblaciones originarias que desde milenios los han usado de manera sostenible, utilizando los conocimientos adquiridos e interactuando de manera íntima con su entorno. Los productos del bosque amazónico también satisfacen las necesidades de las grandes ciudades, que han crecido a lo largo y ancho de su territorio, también como no, de aquellas que lejos de sus fronteras vivas se aprovechan de los beneficios de un bosque que ocupa más de 6 millones de kilómetros cuadrados de extensión. Entre los productos del bosque más importantes que son usados por el hombre podemos destacar la madera, infinidad de frutos, plantas medicinales, caza, entre otros.

 

Pero el beneficio que otorgan los bosques amazónicos es mucho mayor que el simple hecho de proveer productos del bosque. Los bosques y sistemas productivos ambientalmente sostenibles generan también servicios ambientales. Los servicios ambientales son los beneficios prestados por los bosques y sistemas productivos al hombre, como por ejemplo, proteger la tierra de la erosión, mantener las lluvias y hasta regular el clima local, regional y del planeta. De esta manera, hoy en día sabemos que gracias a los servicios ambientales de los bosques amazónicos la especie humana se favorece y se consigue que el planeta funcione como un todo.

 

El pago por servicios ambientales se  asemeja a la compra de un producto cualquiera en el mercado. En este caso la compra se realiza sobre el servicio positivo que el bosque proporciona a una sociedad, a un grupo humano específico o a la totalidad del planeta. Para que se pueda realizar este tipo de negocio es preciso que el servicio este definido minuciosamente, siendo de interés para alguien o algo. Asimismo, es necesario que exista un pagador, generalmente la persona o grupo humano que se beneficia de este servicio. De la misma manera y siguiendo la línea lógica de argumentación, deberá existir un receptor del recurso financiero que se compromete a mantener este servicio ambiental. En toda esta transacción es preciso que prime la voluntariedad, tanto del pagador como del receptor del recurso. 

 

Comprendemos así la importancia que tiene este mecanismo para la Amazonía y para los pueblos que la habitan. El mecanismo permitirá que las poblaciones indígenas y ribereñas mantengan su bosque en pie y reciban a cambio un pago por el servicio prestado. En cierta medida, el pago no se realiza por una acción inmediata, sino como resarcimiento o pago a los pueblos originarios por haber mantenido los bosques de su territorio conservados durante miles de años.