Marco Legal

 

EL CONVENIO 169 Y DERECHO A LA CONSULTA

 

Aunque todo el mundo lo conoce como el “Convenio 169”, su nombre completo es “Convenio OIT Nº 169, sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes”. Como su propio nombre indica, es un convenio que contiene una serie de normas y derechos que los Estados reconocen a los pueblos indígenas y tribales que habitan dentro de sus fronteras. Fue aprobado por la Conferencia General de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en 1989. Como todos los convenios, tratados, pactos y declaraciones, el Convenio 169 es de cumplimiento obligatorio para los países que lo hayan ratificado. En el Perú, la ratificación o aprobación de un convenio se produce cuando el Congreso nacional promulga una resolución en este sentido. En el Perú entró en vigencia en 1994, es decir, un año después de que el Congreso Nacional lo aprobara mediante la Resolución Legislativa Nº 26253 Ver Más y que el presidente de la República lo ratificara.

 

Son muchos los derechos que el Convenio 169 reconoce a los pueblos indígenas, señalamos algunos de ellos:

 

o   Auto identificación: El Convenio señala que son los propios indígenas los que decidirán si pertenecen o no a un pueblo indígena. Es decir, ninguna institución pública podrá decir si una comunidad determinada es o no indígena. Basta para esto que los comuneros se identifiquen como tales.

 

o   Igualdad: Los gobiernos deberán asegurar que los miembros de pueblos indígenas puedan gozar, en pie de igualdad, de los derechos y oportunidades que la legislación nacional otorga a los demás miembros de la población” (Art. 2). Los pueblos indígenas deberán gozar plenamente de los derechos humanos y libertades fundamentales, sin obstáculos ni discriminación (Art. 3).

 

o   Diferencia: El Convenio reconoce el derecho de un pueblo a mantener sus propias costumbres, creencias, lengua y otras.

 

o   Socioculturales: Deberán reconocerse y protegerse los valores y prácticas sociales, culturales, religiosas y espirituales propios de dichos pueblos.

 

o   Consulta: El derecho de consulta es uno de los principales derechos reconocidos por el Convenio 169. Las consultas tienen que ser previas, es decir, antes de que se firme un contrato petrolero o minero o se promulgue una ley. Además, deben hacerse mediante procedimientos apropiados, de buena fe (sin tratar de engañar) y deben realizarse a través de las organizaciones representativas de los pueblos indígenas. La consulta es obligatoria, no facultativa como algunos pretenden, y su incumplimiento invalida automáticamente cualquier decisión o norma que tome el Estado de manera unilateral. Teniendo en cuenta este importante reconocimiento que otorga el Convenio, el Estado peruano promulgó la ley N°29785 de consulta previa el año 2011. Ver Más

 

o   Desarrollo: Los pueblos indígenas deberán tener derecho a decidir sus propias prioridades en lo que atañe al proceso de desarrollo, en la medida que éste afecte a sus vidas, creencias, instituciones y bienestar espiritual y a las tierras que ocupan o utilizan de alguna manera, y de controlar, en la medida de lo posible, su propio desarrollo económico, social y cultural. El convenio introduce un término muy utilizado últimamente, el de “desarrollo propio”.

 

o   Derecho consuetudinario: La costumbre debe ser la fuente del derecho para las poblaciones indígenas. Para juzgar a un indígena se deberá tener en cuenta sus costumbres, porque muchas veces lo que es delito según la ley nacional, no lo es en la costumbre de los pueblos indígenas. Por esta razón los pueblos indígenas podrán administrar justicia de acuerdo a sus costumbres. La única limitación que se pone es que esas costumbres no sean contrarias a los derechos humanos. Es decir, la administración de justicia que realice un pueblo indígena no podrá incluir la pena de muerte o la tortura.

 

o   Tierras y recursos: El territorio para un pueblo indígena es el universo creado por los ancestros. En este sentido, el territorio es una fuente de identidad para el pueblo. El Convenio reconoce que los gobiernos deberán respetar la importancia especial que para las culturas y valores espirituales de los pueblos interesados reviste su relación con las tierras o territorios. El territorio es definido como una integridad: tierras, bosques, cochas, quebradas, ríos, fauna.

 

o  Trabajo: Los gobiernos deberán adoptar medidas especiales para garantizar a los trabajadores pertenecientes a esos pueblos una protección eficaz en materia de contratación y condiciones de empleo. Deberán, también, dictar medidas para evitar cualquier discriminación respecto a acceso al empleo, remuneración, asistencia médica y social y derecho de asociación (Art. 20).

 

o   Seguridad social: Los regímenes de seguridad social deberán extenderse progresivamente a los pueblos interesados y aplicárseles sin discriminación alguna” (Art. 24). Asimismo, señala que: “Los gobiernos deberán velar porque se pongan a disposición de los pueblos interesados servicios de salud adecuados o proporcionar a dichos pueblos los medios que les permitan organizar y prestar tales servicios bajo su propia responsabilidad y control” (Art. 25).

 

o   Educación: Deberán adoptarse medidas para garantizar a los miembros de los pueblos interesados la posibilidad de adquirir una educación a todos los niveles, por lo menos en pie de igualdad con el resto de la comunidad nacional (Art. 26). El Convenio señala que los programas y servicios de educación deberán responder a sus necesidades particulares, y deberán abarcar su historia, sus conocimientos y técnicas, sus sistemas de valores y todas sus demás aspiraciones sociales, económicas y culturales. Por último, señala que siempre que sea viable, deberá enseñarse a los niños de los pueblos interesados a leer y escribir en su propia lengua indígena o en la lengua que más comúnmente se hable en el grupo a que pertenezcan” (Art. 28). La educación que imparten las escuelas en las comunidades indígenas debe ser, por lo menos, de igual calidad que la que se da en las escuelas de la ciudad. También que los programas deben responder a sus necesidades y abarcar sus conocimientos, técnicas y sistemas de valores. Esto es lo que se conoce como una educación intercultural, es decir, que no sólo contemple los conocimientos y valores de la sociedad urbana, sino también la de los pueblos indígenas.

 

o    Contactos transfronterizos: Al crearse los Estados nacionales muchos pueblos indígenas han quedado separados en dos o más de ellos. En Loreto, esto ha pasado con los achuares, tikunas, boras, huitotos, quechuas, secoyas, záparos, yaguas y otros pueblos. El Convenio señala que los gobiernos deberán tomar medidas apropiadas para facilitar los contactos y cooperación entre pueblos indígenas y tribuales a través de las fronteras, incluidas las actividades en la esfera económica, social, cultural, espiritual y del medio ambiente. Ver Más