Educación

 

EDUCACIÓN INTERCULTURAL

 

En el censo de 1993, realizado por el INEI, la población del Perú alcanzaba los 22.639.443 de habitantes, de los cuales, el 30% era población indígena. En el último censo del 2007, se registran 28.220.764 de habitantes, la población indígena hablante de alguna lengua se reduce al 16,1% (4.045.713 personas). De ellos, el 83 % son quechuas, 11 % aimaras y 6 % otros pueblos indígenas amazónicos.

 

Estos datos oficiales no reflejan a toda la población indígena, pues el conteo se reduce a la lengua materna, y no se pregunta por ejemplo por las segundas lenguas, y mucho menos se toma en cuenta a la población indígena que vive en los contextos urbanos. No obstante, la disminución de los vernáculos hablantes, es un indicador de la significativa y acelerada disminución de la población indígena y de la pérdida de pueblos enteros y sus respectivas lenguas originarias.

 

Según los datos con los que se cuenta se ha pasado de tener una población indígena de 59% al inicio de la República a tener un 16,1% que habla una lengua originaria como lengua materna, en la actualidad, luego de 190 años.

 

Sin duda, una de las razones más importantes de todo esto es la permanente exclusión de los pueblos indígenas y su falta de visibilidad en las políticas públicas.

 

Según el Ministerio de Cultura la Amazonía peruana alberga a 49 pueblos indígenas con sus respectivas lenguas originarias, pertenecientes a 16 familias lingüísticas, con una población que se aproxima a las 400 mil personas. Los niños, niñas y adolescentes de estos pueblos indígenas tienen derecho a una educación pertinente, que tome en cuenta los conocimientos, valores e historia de su pueblo y cultura, pero que también les permita acceder a otros conocimientos y a desenvolverse en otros escenarios socioculturales. De igual manera, una educación que se desarrolle en su lengua materna originaria, pero que también le permita aprender una segunda lengua de comunicación nacional, como es el castellano, y, en la secundaria, una lengua extranjera, como cualquier otro estudiante del Perú.

 

La interculturalidad constituye un eje transversal del sistema educativo peruano. Lejos de ser una modalidad educativa exclusiva para indígenas, la educación intercultural resulta necesaria y fundamental para todo estudiante peruano, sea cual sea su origen y condición, considerando el carácter pluricultural de la sociedad peruana.

 

Se entiende por educación intercultural, el proceso planificado de acciones educativas que se orienta en dos direcciones:

 

o  Hacia las raíces de la propia cultura y visión del mundo.

o  Hacia el diálogo e intercambio de elementos culturales ajenos que se consideran necesarios.

 

Es decir, se parte de la experiencia de los alumnos y de su realidad socio-cultural, a la vez que se desarrolla de forma paulatina, conocimientos y habilidades que les faciliten una mejor inserción en el mundo actual. La meta es formar personas seguras de sí mismos y de su cultura de referencia, con una autoestima y autoimagen positivas, de manera tal de estar en condiciones de analizar y (si lo deciden) incorporar selectiva y críticamente elementos culturales de tradiciones diferentes a la propia. En la práctica, se trata de contar con estudiantes capaces de manejar distintos lenguajes y códigos.

 

En las últimas décadas se han logrado importantes normas y políticas para atender a los pueblos indígenas, sin embargo, en la práctica es muy poco lo que desde el Estado se ha hecho para implementar esta política desde el punto de vista de la gestión pública.